jueves, julio 29, 2010

Al ruedo

Se acabaron las tardes
de gloria fatal
con José Tomás
en la arena gastada
de la Monumental.


Se esfuman los piropos
de nazareno y oro
con el aire sereno
del maestro Juncal
frente al bravo toro,
y los gitanillos lloran
junto a un ex-matador
que ante la plaza clausurada
carga con su muleta caducada
añorando los gritos
y el capote plegado
para dar el pase cambiado
más hermoso
que está en los escritos
del siglo pasado.

Manolete, Belmonte,
Paquirri, Espartero,
Espartaco, Antoñete
y don Curro Romero,
sus nombres son testigo
del recuerdo malnacido
en el pitón mortal
del pobre animal,
y hoy, ante el veto taurino
unos gritan: ¡asesinos!,
y otros lloran por el arte
porque tendrán que marcharse
con su cultura a otra parte.

Y yo, pobre de mí,
ausente de todo,
al pensar en tauromaquias,
novilleros y corridas,
enlutado en el decoro,
me quito el sombrero
y rememoro sonriendo
el recuerdo abigarrado
del debate de los toros.

Va por ustedes.

1 Comments:

Blogger Marc said...

Precioso..no hay mas palabras.
Sigo tu blog desde hace un tiempo, la verdad es que curiosamente lo encontre buscando una cancion llamada sandra, de Litus, y mira por donde di contigo y cone el jajajaja. Me encanta de verdad, es un blog fantastico!

Un abrazo!

4:20 p. m., octubre 31, 2010  

Publicar un comentario

<< Home