jueves, junio 10, 2010

Historias de África y fútbol

Mañana arranca el mundial de fútbol. Junto a las Olimpiadas, seguramente este debe ser el acontecimiento deportivo más global y que más expectación genera alrededor del mundo entero. Poco podían imaginar sus impulsores, hace 80 años, que aquella simple idea de crear una competición mundial de selecciones iba a generar tal fenómeno, revuelo y negocio como el que conocemos hoy en día.

A lo largo de los años, la historia de la copa del mundo se ha ido llenando de detalles inolvidables y de historias extraordinarias que han quedado grabadas para siempre en la memoria de los aficionados al deporte y al fútbol, y que han marcado el tono de una competición inigualable, construyendo un sinfín de pequeñas y grandes leyendas alrededor de los mundiales. Inolvidables son, por ejemplo, el penalty maldito de Baggio en USA'94, la mano de Dios de Maradona, la sombra oscura de Mussolini en Italia'34, el Maracanazo, la naranja mecánica de la década de los 70, o los besos de Blanc en la calva de Barthez.

Existe una cierta épica que va inevitablemente ligada a las historias deportivas, aunque a veces estas historias puedan ser humildes. En el caso del mundial que mañana empieza, se disputará por primera vez en el continente más pobre y humilde del mundo: África. Un vasto territorio en el que la mitad de su población tiene que sobrevivir con menos de un dolar al día, que ha sido escenario de masacres y grandes tragedias humanas, con gran parte de sus habitantes bajo la amenaza del virus del SIDA y que ha visto a lo largo de los siglos como los países desarrollados se aprovechaban de su gran riqueza en recursos naturales. Y pese a ello y sin embargo, África es una tierra de soñadores: de Nelson Mandela, de J.R.R. Tolkien, de Coetzee, de Miriam Makeba, de Omar Sharif, de Freddie Mercury, de Yossou N'Dour... y de muchos grandes deportistas y entre ellos también de grandes futbolistas.

Hoy en día el fútbol es un deporte enormemente popular en el continente africano. Pero no siempre fue así, y fueron muchos los futbolistas que en otros tiempos, le ganaron el partido a la pobreza y ayudaron a romper barreras raciales, que empezaron jugando descalzos con algún balón de trapo y que acabaron siendo ídolos. Fueron ellos los que empezaron a abrir el camino del fútbol africano en la primera linea del deporte y colocaron a África en el mapa del fútbol mundial.

Y sin embargo, las leyendas han sido a veces un tanto injustas con estos pioneros que frecuentemente han sido poco recordados. Jugadores como
Larbi Ben Barek, del que el mismo Pelé llego a decir: "si yo soy el Rey, Ben Barek es Dios". O como el camerunés Roger Milla, que en Italia'90 asombro al mundo llevando a su selección a cuartos de final (y dejando a la potente selección de Inglaterra al borde de la eliminación) con sus actuaciones. O como Rabah Madjer, que fue campeón de Europa con el Oporto, tumbando al Bayern de Munich con un gol de tacón suyo. O como el "periquito" Tommy N'Kono y tantos otros.

La globalización es un hecho y el fútbol, como fenómeno, es uno de los mejores exponentes de ese hecho actual. Y el mundial que empieza mañana en el corazón del país menos pobre de África, para muchos africanos es un sueño hecho realidad gracias a los que con su esfuerzo lucharon por poner el fútbol africano en el mapa global. Ojalá la copa del mundo sirva también, aunque sea solo un poco, para poner al continente africano en un lugar un poco mas digno en el mapa de este mundo tantas veces injusto y olvidadizo.

Imagen de http://maldonet.com

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hoy me acordé de ti,
no sé porqué...
(como dice el gran machado una cosa es el recuerdo y otra recordar)
recuerdos de nuestra amistad,
de tu corazón impercedero
y de todas las lecciones que pude aprender con tu lealtad,

Hoy te busqué y te encontré como siempre:
elegante y locuaz como antaño,
sumido en tu vagar solitario,

con la palabra adecuada siempre a dedo y con tu sabiduría y paciencia particular.

Me alegra que sigas con tu buen andar, zigzagueando seguro; lo propio de las almas dulces y predispuestas a amar.

Un saludo sincero
Sergio/Basu

12:20 a. m., junio 18, 2010  
Blogger Naya said...

Leo este comentario casi con lágrimas en los ojos. Qué forma tan especial y agradable de dar por cerrado un día, no?

Son demasiados los recuerdos anclados en la memoria.

Son demasiados los capítulos de aquella historia de aprendizaje y crecimiento en lo personal y en lo colectivo.

Son demasiadas las risas sin final, los nervios terribles, los ritmos de locura, los detalles sin importancia (pero con importancia), las calles oscuras y los amaneceres claros... son demasiadas cosas las que forman ese pesado equipaje de aquella época inolvidable.

Encantado de saber de ti, encantado de poder decir que nos hemos conocido...

Encantado de pensar que alguna vez habrá un reencuentro, y de creer que ese reencuentro será tan especial y tan poderoso como para borrar de un plumazo todo el tiempo transcurrido en esa distancia tan mágica y a la vez tan maldita.

Un saludo y un abrazo, ambos bien sinceros, querido compañero.

12:54 a. m., junio 18, 2010  
Blogger sissiemperatriz said...

Hola Javier,mi nombre es Silvia García y leyendo tu comentario sobre África me he animado a invitarte a un proyecto que apenas estoy empezando pero del cual me empiezo a sentir muy orgullosa por el apoyo que estoy recibiendo de personas completamente anónimas. Verás Javier, estoy haciendo una recogida de ropa,zapatos,sábanas para hospitales, juguetes,libros en fin esa serie de cosas de las cuales aquí solemos desprendernos cuando ya no nos gustan,nos molestan en casa,nos cansamos de ellas...para mandar a un país africano del cual casi nadie ha oído hablar,tal vez por ser tan chiquitito y olvidado...Guinea Bissau,quiero dedicar éste mi proyecto a los niños,a esos niños que con una vieja rueda de coche se sienten felices, juegan y se olvidan de que su estómago está vacío.
Agradecería tu colaboración,fuera la que fuese,por favor no pido dinero.
Agradezco de antemano tu comprensión.
ATTE:Silvia García Reurich.

8:23 p. m., julio 01, 2010  

Publicar un comentario

<< Home