sábado, septiembre 08, 2007

El Pistolero

El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él.
El desierto era inmenso, la apoteosis de todos los desiertos, y se extendía bajo el firmamento en todas direcciones, como una eternidad. Blanco, cegador, reseco, desprovisto de cualquier rasgo distintivo salvo por la tenue silueta brumosa de las montañas recortadas en el horizonte y por la hierba del diablo, que producía dulces sueños, pesadillas y muerte. Alguna que otra lápida señalaba el camino, pues el borroso sendero que serpenteaba sobre la gruesa corteza alcalina otrora había sido una carretera. Por allí habían pasado diligencias y bigas. Desde entonces, el mundo se había movido. El mundo se había vaciado.
Al pistolero lo había asaltado un vértigo momentáneo, una sensación de vahído que hizo que el mundo entero fuera algo efímero, un objeto que casi se podía atravesar con la mirada. La sensación se desvaneció y, al igual que el mundo sobre cuyo pellejo caminaba, también él se movió...

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

me gusto mucho la representación de rolando, de quien es el dibujo?
por cierto, dejé la serie en el libro tres hace ya unos cuantos años, aun busco el momento para retomarla por terror a la decepcion(pues ya estoy mas madurita y en su día me marcó mucho la torre oscura...)
la terminaste?

4:18 p. m., noviembre 15, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Yo la lei completa, y es una serie de libros que no tiene edad, la torre es capas de cautivar y atrapar con su encanto sin importar quien se le ponga delante. Ademas ,a mi parecer, la dejaste en el peor momento, por que el volumen cuatro es el que mas me gusta, XD. De lo que te pierdes, desde que lei la torre no he vuelto a encontrar algo a su altura ;)

5:03 a. m., noviembre 20, 2009  

Publicar un comentario

<< Home