miércoles, abril 09, 2008

Rumbo

Qué complicado es emprender un camino distinto y cuánto nos cuesta dar un giro para fijar un nuevo rumbo en nuestras vidas. En ocasiones, la convivencia con uno mismo es la más compleja de todas las convivencias, y nuestra propia mirada reflejada en un espejo acostumbra a ser la más taxativa de las miradas de los hombres.
Por eso los cambios son tan interesantes, porque siempre deparan novedades inesperadas, bajo las cuáles nuestras conciencias pretenden ejercer de sabias consejeras que intentan avisarnos de los riesgos que entraña el cambio en sí mismo. El interés surge cuándo, con el atrevimiento necesario para derrotar a la conciencia, somos capaces de afrontar el cambio y superar las circunstancias que nos conducen a nuevos estados. Ahí reside uno de los elementos que definen lo que es la vida misma. La vida es cambio, es transformación, es capacidad de adaptación, y si no nos transformamos con ella, corremos el peligro de quedarnos atrás en el dinamismo de la actividad de los nuevos tiempos.
Bendito sea el valor necesario para dejar atrás aspectos concretos de nuestras vidas y no olvidar nunca cada recodo del camino que atravesamos. Alguien dijo alguna vez, con sabias palabras, "No estamos sujetos para siempre a los confines del mundo y del otro lado hay algo más que recuerdos".

5 Comments:

Blogger Glòria said...

Que el giro en tu vida sea placentero, compañero.

10:46 a. m., abril 10, 2008  
Blogger Naya said...

Glòria,
gracias, ya veremos como va, pero creo que el giro será placentero.

Un abrazo.

8:11 a. m., abril 11, 2008  
Blogger alberttorracabello said...

*

Ja saps nanu...
Per estar bé amb tot allò que ens envolta... primerament hem d'agafar ben fort aquest timó que comentes.

Quan ja dominem una mica l'embarcació.. llavors és quan aquest canvi començarem a apreciar-lo i valorar-lo com a tal... amb tot "lo" bo que implica :)

-Caminante...
...a andar!!!

*

10:10 a. m., abril 11, 2008  
Anonymous Sergio. Sí, soy yo said...

Que difícil és darle un tumbo a tu vida, que fácil es dejarse llevar por la corriente y no intentar ir en su contra o por lo menos poder elegir el afluente que más te interesa o te viene de gusto coger. Que gran post Javi, verdades como templos. Yo estoy intentando remontar el rio, es difícil, se pierde gente por el camino, son precios que debes pagar o eso creo.

2:35 p. m., abril 18, 2008  
Blogger Naya said...

Albert,
ara per ara encara estic en l'etapa d'agafar ben fort el timó. Cuida't molt i fins aviat.

Sergio,
remontar el río es difícil, quizás al hacerlo se llegua a perder gente por el camino. Pero aún más difícil es remontarlo intentando no perder a nadie. Un abrazo, y a ver si nos vemos pronto.

12:22 p. m., abril 19, 2008  

Publicar un comentario

<< Home