jueves, julio 03, 2008

Oh Europa

La construcción de ese ser taciturno llamado Europa o el proceso de integración representa uno de los principales retos a los que se enfrentan las sociedades de los países que integran la Unión Europea. Es un reto de larga duración y que exige un trabajo permanente, pues de forma constante se plantean nuevas dificultades en formas muy diversas que complican el camino de los ciudadanos en todo este proceso.
El año que viene se celebrarán elecciones europeas, y tocará hablar de las ventajas que Europa nos trae y nos ofrece. En este sentido, seguramente la lista es más larga de lo que yo soy capaz de recordar y la integración europea ha llevado consigo un proceso de modernidad que ha sido positivo en muchos aspectos. Pero creo que para ser honestos, también será el momento de reflexionar sobre cómo hemos avanzado desde las últimas elecciones al Parlamento Europeo, que se celebraron en el 2004.
Sin detenerme a hablar sobre las dificultades surgidas a raíz del referéndum irlandés y las dudas que siembran otros estados miembros cómo Polonia, me pregunto por ejemplo, si el grado de conocimiento de los ciudadanos sobre las instituciones europeas ha aumentado en estos años. O de si somos conscientes de la lejanía entre los debates de la Eurocámara y la realidad cotidiana de las personas, no en cuánto a que en Europa no se hable y se debata sobre temas que preocupan y afectan al ciudadano, sino en cuánto a la percepción que la gente tiene (cuándo le llega la información) sobre estos debates.
Por otra parte, algunas de las últimas decisiones tomadas en el ámbito europeo, cómo la aprobación de la directiva de retorno de inmigrantes ilegales o la tristemente célebre directiva de la jornada laboral de 65 horas semanales, arrojan una imagen gris para los ciudadanos y reflejan un giro a la derecha que debería preocuparnos especialmente a los que creemos que la construcción europea debe pasar por la ampliación y no por el recorte de los derechos sociales y civiles. Europa tiene que servir para empujar en un sentido progresista a los países miembros, para hacer hacer avanzar más deprisa y ayudar a transformar las diferentes sociedades europeas.
Creo que las elecciones europeas del año que viene llegarán en un momento clave, en pleno esfuerzo para combatir la fuerte desaceleración de determinados sectores importantes para la economia de muchos países (entre ellos España), ante la crisis internacional derivada de la subida del precio de los carburantes y también pocos meses después de que los Estados Unidos cuenten con un nuevo liderazgo emergente tras haber escojido a su presidente. Por lo tanto, ante esa renovación del orden mundial, Europa tiene que ser la respuesta y no el interrogante.
Si no, seguirán pasando los años y algunos seguiremos hablando de Europa cómo algo utópico e inalcanzable, un ideal sobre el que construir pero sobre el que pocos se atreven a trabajar. Otros, en cambio ni siquiera hablarán de ello.

1 Comments:

Blogger javier alejandro said...

hola mi nombre es javier alejandro naya alvarez tengo 19 años vivo en venezuela soy hijo de javier hector naya touriño tengo 16 años que no se nada de mi papa ni mi familia en españa agradesco cualquier informacion que me puedan suministrar mi correo es vilillo_1@hotmail.com y mi telefono es 0412-350-46-03 o el 0295-242-41-79 actualmente estudio ingenieria naval en la unefa estoy prestando servicio militar y me encuentro situado en catia la mar estado vrgas in verdad me serviria de mucha ayuda saber si tengo familia que aun este viva

7:30 a. m., julio 07, 2008  

Publicar un comentario

<< Home