viernes, enero 23, 2009

Annabel Lee

Hace muchos, muchos años
en un reino junto al mar,
vivía una doncella
cuyo nombre era Annabel Lee;
y vivía esta doncella sin otro pensamiento
que amarme y ser amada por mí.

Yo era un niño, una niña ella,
en ese reino junto al mar,
pero nos queríamos con un amor que era más que amor,
yo y mi Annabel Lee,
con tanto amor que los ángeles del cielo
nos envidiaban a ella y a mí.

Tal fue esa la razón de que hace muchos años,
en ese reino junto al mar,
soplara de pronto un viento, helando
a mi hermosa Annabel Lee.
Sus deudos de alto linaje vinieron
y se la llevaron apartándola de mí,
para encerrarla en una tumba
en ese reino junto al mar.

Los ángeles, que no eran ni con mucho tan felices en el cielo,
nos envidiaban a ella y a mí…
sí, tal fue la razón (como todo el mundo sabe
en ese reino junto al mar)
de que soplara un viento nocturno
congelando y matando a mi Annabel Lee.

Pero nuestro amor era más fuerte
que el amor de los mayores,
de muchos que eran más sabios que nosotros,
y ni los ángeles del cielo
ni los demonios bajo el mar,
separaran jamás mi alma
del alma de la hermosa Annabel Lee.

Pues la Luna jamás brilla sin traerme sueños
de la hermosa Annabel Lee;
ni las estrellas se levantan sin que yo sienta los ojos luminosos
de la hermosa Annabel Lee.
Así, durante toda la marea de la noche, yazgo al lado
de mi adorada - mi querida – mi vida y mi prometida,
en su tumba junto al mar,
en su tumba que se eleva a las orillas del mar.

Annabel Lee”, de Edgar Allan Poe

1 Comments:

Blogger Ktana said...

triste historia poetizada
en mi pais , en mi región estamos llenos de Annabeles , y es fuerte
el poema de Edgar me trae sentimientos encontrados ...

6:44 p. m., octubre 09, 2010  

Publicar un comentario

<< Home