jueves, enero 29, 2009

Tengo una pregunta para usted

No vi a Zapatero el lunes por la noche ante las preguntas de un buen puñado de ciudadanos. Llega un momento al final del día en que uno necesita respirar de política y de políticos, aunque en el fondo, dicen, todo es política.
No lo vi por voluntad propia. Aunque imagino que en plena crisis el Presidente del Gobierno se las debió ver y desear para dar respuesta a las preguntas de los ciudadanos. Porque imagino que la mayoría de las preguntas debían estar cubiertas por la alargada sombra de la situación económica y del paro.
No lo vi aunque el programa debió tener algún punto de interés en momentos determinados, ya que este formato televisivo, en que el ciudadano pregunta y el político responde, siempre deja algún momento curioso, alguna anécdota para el recuerdo.
No lo vi, pero me pregunto cuál es la razón que empuja al Presidente a rendir cuentas de esta manera ante los ciudadanos, sin intermediarios de ninguna clase. Me pregunto qué necesidad tiene Zapatero ahora mismo de hacer este ejercicio de sinceridad, cuándo la oposición anda perdida en un caos de espionaje que podría ser propio de una historia de "Mortadelo y Filemón", cuándo la proximidad de los comicios vascos y gallegos empieza a pesar y a enrarecer el clima político, cuándo las cifras del paro aún no han llegado a su momento más crítico y cuándo todas las miradas están puestas en los movimientos que el gobierno hace para afrontar los efectos de la peor crisis internacional en muchos años.
No lo vi, pero supongo que en el fondo, la única explicación que encuentro es que lo que hizo Zapatero el lunes por la noche fue un ejercicio de dignidad, de vocación de servicio público a unos ciudadanos que necesitamos respuestas en los malos tiempos que corren. Y esto, aún a riesgo de salir perjudicado es algo que se le agradece, porque en otras épocas, cuándo España iba bien, otros gobernantes nunca se atrevieron a hacer algo parecido.

3 Comments:

Anonymous Victor said...

Que razón tienes, macho. Aunque a mi me parece que Zapatero a veces de tan bueno, parece tonto. Con la oposición tirándosele a la yugular a la mínima oportunidad y culpándole de todos los males del mundo, esto quizá sólo sirve para darles más armas.

6:17 p. m., enero 30, 2009  
Blogger Naya said...

Víctor,
no me importa tanto lo que piense la oposición cómo sí lo que llegue a pensar el ciudadano.

Sobretodo teniendo en cuenta el tipo de oposición que tenemos...

10:04 a. m., enero 31, 2009  
Anonymous Victor said...

Ya, pero la oposición utiliza esas armas para confundir al ciudadano, y con muchos por desgracia lo consigue.

5:58 p. m., enero 31, 2009  

Publicar un comentario

<< Home