viernes, enero 18, 2008

1984 y Rajoy

En la famosa novela "1984", de George Orwell, el protagonista vive en una sociedad totalitaria, con absoluta falta de libertades, dirigida por un dictador supremo. Las directrices de esta sociedad ficticia están controladas y marcadas hasta el último detalle por sus gobernantes, que en su afán de perpetuarse en el poder se dedican a eliminar y a discriminar a cualquiera que se salga de los cánones establecidos.
El gobierno de esta sociedad está formado por cuatro ministerios:
- El Ministerio de la Paz, que se encarga de los asuntos relacionados con la guerra y con hacer que ésta sea permanente.
- El Ministerio de la Verdad, que se dedica a reescribir la historia, para que las predicciones del gobierno coincidan con la realidad, a través del falseamiento a posteriori de dichas predicciones en los medios de comunicación.
- El Ministerio de la Abundancia, encargado de los asuntos relacionados con la economía y de conseguir que la gente viva siempre al borde de la subsistencia.
- El Ministerio del Amor, que se ocupa de los castigos y de la tortura.
Al conocer la propuesta de Rajoy de crear un Ministerio de la Familia si consigue ganar las elecciones, no he podido evitar acordarme de "1984". Naturalmente, no pretendo comparar al Partido Popular con los despóticos dirigentes de la sociedad imaginada por Orwell, pero teniendo en cuenta todo lo que el PP ha expuesto en estos años sobre la familia como institución única e inamovible (como tantas cosas son únicas e inamovibles para la derecha de este país), les reconozco que esta propuesta me preocupa.
Me preocupa que el PP piense que las únicas familias "aptas" en este país son aquellas que siguen los parámetros marcados por la iglesia de Rouco Varela y su cohorte de fanáticos. Me preocupa que el PP no reconozca abiertamente la enorme diversidad de la sociedad española, que no reconozca que todas las familias son igual de válidas. Me preocupa que el PP crea que dos personas homosexuales no puedan casarse ni tener los mismos derechos que cualquier otra familia. Me preocupa que el PP se decida a crear un Ministerio de la Familia que no estará al servicio de los intereses de los ciudadanos, sino de los del ala más conservadora de la Conferencia Episcopal. Y finalmente, me preocupa que desde el PP se lanzen propuestas que me recuerden, ni que sea vagamente, a una sociedad como la que se describe en "1984".
Aunque seguramente, la culpa de esto último debe ser tan sólo mía y de mi imaginación, que a veces me juega malas pasadas.

1 Comments:

Blogger entrenomadas said...

Hermoso post, de acuerdo con lo que dices.

Un saludo

6:54 p. m., febrero 11, 2008  

Publicar un comentario

<< Home