martes, enero 08, 2008

Épica

Algunas de las historias más cautivadoras que conozco son aquellas en las que se dan cita la capacidad de superación, la lucha y el empeño por lograr un fin, la dificultad, las adversidades y el triunfo. Esto es, en definitiva, la épica. Sin detenerme a reflexionar sobre ello, la afición por ésta me venía de muy niño, cuándo los relatos de espada, fantasía y brujería llenaban horas de ávida lectura por mi parte.
De entre todas las aventuras y personajes que descubrí a través de la fantasía de los libros, Conan de Cimmeria me fascinaba especialmente. Me parecía un personaje de tremenda envergadura en aquella clase de historias, capaz de llevar a cabo las más increíbles hazañas a través de su constancia y su valor. No había otro personaje cómo él, que conjugase en su desarrollo tantos roles distintos: bárbaro, pirata, aventurero, ladrón, guerrero, general, rey... siempre con el trasfondo de unos parajes cautivadores y unos personajes secundarios que ponían el contrapunto perfecto a su comportamiento instintivo y a veces salvaje.
Los que alguna vez se hayan acercado hasta alguno de los relatos originales del bárbaro entenderán la mágica combinación de elementos que en ellos se puede encontrar. En cierto sentido, las historias de Conan sientan las bases de buena parte de la fantasía moderna y para entender esto, simplemente hay que conocer algunos de sus relatos. Leer cuentos escritos hace alrededor de 75 años como por ejemplo "El fénix en la espada", "La torre del elefante" o "La Reina de la Costa Negra" supone todavía hoy una verdadera delicia para los que disfrutamos de la aventura y la épica de calidad.
El personaje de Conan y sus historias continúan siendo, pese a la cantidad de años que han pasado desde su creación, más interesantes que la mayoría de creaciones actuales. Ríanse de Dan Brown y toda ésa fiebre que se ha desatado en los últimos años a base de novelas con trasfondo histórico-misterioso. Incluso en el mundo del cine, creo que hoy en día las historias de fantasía se han rendido demasiado al poderío de los efectos especiales, olvidando por el camino la fuerza de una melodía inolvidable y de unos diálogos que mantengan al espectador atrapado en su asiento. Cada vez cuesta más encontrar historias con frases antológicas. Y por eso hoy acabo con unas palabras que sirven de apertura a la primera versión cinematográfica de las historias de Conan. Palabras de las que, si escuchan con atención, reconocerán fácilmente al magnífico narrador que las recita en la película.
"En aquellos tiempos, cuándo los oceános se pararon en Atlantis y surgió el amanecer de los soles de Aries, hubo una época increíble en la que Conan estaba destinado a llevar la joya de la corona de Acrilonia sobre unas tierras en peligro. Sólo los suyos fueron los que muy particularmente pudieron contar su saga. Yo quiero contar todo sobre aquella época de suma aventura."

2 Comments:

Blogger El Guerrero Hyperbóreo said...

No puedo estar más que de acuerdo contigo. No sé qué edad tienes, pero para mí, a Conan de Cimmeria sólo le han llegado a hacer algo de sombra las historias de Drizzt Do'Urden de R.A. Salvatore, tal vez las conozcas. El Señor de los Anillos está muy renombrado y todo eso, pero el estilo narrativo de Howard es mucho más dinámico, fresco, y mezcla el terror con la épica. Me ha llegado a gustar tanto que he leído a más héroes de éste, como Kull, Bran Mak Morn, Turlogh O'Brien o Cormac, Rey de los Mares. Aunque lleves tiempo sin leerle, te recomiendo que te hagas con sus títulos que ha publicado Valdemar, "El Valle del Gusano" y "La Piedra Negra".

Por cierto, no sé tu nombre, pero si te gusta el género, apreciaría tu opinión en mi espacio web si saco alguna vez entradas de éste género, que es bastante probable.

¡Un Saludo!

2:17 p. m., junio 19, 2008  
Blogger El Guerrero Hyperbóreo said...

Ésta es mi dirección:

http://cid-295fa73f3a99550a.spaces.live.com/

2:18 p. m., junio 19, 2008  

Publicar un comentario

<< Home